Volver Enviar Imprimir

Concepción, Chile, Miércoles 11 de noviembre de 2009

Niños son los más dañados

Manipulan a hijos para obtener la tuición

Organizaciones como Amor de Papá intentan ayudar a los padres y madres cuyos hijos han sido manipulados con el fin de perjudicarlos.

Mátate, suicídate, tú no eres mi papá, me arruinaste la vida".

El periodista David Abuhadba Coldrey se negaba a creer que esas palabras salieran de la boca de su hijo, al que nunca descuidó y que en la actualidad ve cuatro veces al mes por resolución judicial.

Su impresión al ver que su niño (que hoy tiene 13 años) declaraba esas y otras cosas para un tribunal de familia en Santiago, fue decisiva para tomar acciones judiciales contra su ex mujer.

"Ella comenzó un proceso de desvinculación y de control sobre mi hijo. Lo cambió de colegio y lo llevó a uno donde me impidieron contactarlo. El régimen de visitas tampoco se estaba cumpliendo y como no lo podía ver le metía cosas en la cabeza, lo hacía ir declarar a la comisaría en mi contra y lo llevaba a los tribunales a hablar mal de mí. El 2007 y a raíz de la palabra 'programación' que mi abogada usó en uno de los escritos de la medida de protección hacia mi hijo, me enteré de lo que era el SAP o Síndrome de Alienación Parental" .

En Chile los especialistas prefieren hablar de manipulación y no de SAP, acrónimo ideado por Richard Gardner en los ochenta para definir un fenómeno psiquiátrico que afecta a los niños que están en medio de una disputa por separación.

Programados

Según lo dicho por la abogado especialista en materias de familia de la U. Pedro de Valdivia Marcela Rojas Muñoz, el SAP "es un trastorno infantil originado como consecuencia de la programación que uno de los padres hace sobre su hijo con la finalidad de que éste tenga una mala impresión de su otro padre y lo denigre. El padre alienador le dice cosas como 'acuérdate que te pegaba o que te gritaba' para así, al momento del juicio, lograr la custodia".

Estos niños se caracterizan por no tener sentimientos de culpa, son muy apegados al sujeto alienador, rechazan el entorno del padre alienado, utilizan palabras de adultos y no logran dar una explicación razonable de lo que están diciendo. "Son niños muy polarizados, a un papá lo quieren y al otro lo odian y son muy crueles en las palabras", indica Marcela Rojas.

"A mi hijo le enseñaron a odiar a sus abuelos paternos, a sus primas, a las que adoraba y a sus tíos", cuenta David Abuhabda, quien en medio del proceso decidió fundar la organización Amor de Papá, la cual preside.

Un estudio publicado el 2005 y realizado por el Equipo de Asesoramiento Técnico de Cataluña, adscrito a los Juzgados de Familia de Barcelona, comprobó que de 83 niños estudiados, un 10 por ciento presentó los síntomas del SAP descritos por Gardner.

"Hay niños en España que han testificado cosas como 'yo me acuerdo que cuando estaba en la guatita tú te acostabas con otros hombres'. Esas son las pruebas que hacen ver que en realidad hay una manipulación", señala la abogado Marcela Rojas.

En Chile, en tanto, no hay estudios que revelen la prevalencia de de SAP. Además, la legislación vigente no contempla el cuadro.

"El artículo 22 del Código Civil les da a los padres obligaciones generales como velar por el mejor desarrollo material y espiritual de los niños. Cuando hay sospecha de manipulación, uno se afirma en este tipo de obligaciones para decir que el cónyuge que programa a su hijo para que sienta odio hacia el otro y de esa manera desvincularlo de uno de sus progenitores. Como abogado de familia y como operadora del sistema, lo que puedo apreciar es que los síntomas descritos por Gardner sí están en niños que son hijos de un matrimonio que ha tenido una ruptura poco sana".

En tribunales

Respecto a la frecuencia de la manipulación en juicios por cuidado personal, el docente universitario y juez de familia de Concepción Cristian Gutiérrez Lecaros expresa que "aunque el SAP es un fenómeno aún en estudio y su existencia como una patología mental está en controversia, hay casos en que se ha comprobado que sí hay ciertas acciones inductivas de uno de los padres hacia el niño, en orden a fomentar sentimientos negativos en contra del otro padre, es decir, a instrumentalizarlo. Esto puede ser detectado mediante pericias psicológicas y psiquiátricas, debiendo tales actos ser considerados por los jueces al momento de resolver un régimen comunicacional o respecto a la tuición de un menor, o incluso motivar una medida de protección a su respecto, pues podría llegar a ser constitutivo de maltrato infantil".

Sobre el grado de incidencia de la declaración del niño respecto de uno de sus padres, el juez señala que " la opinión de un adolescente mayor de 14 años puede efectivamente ser decisoria para resolver una causa".

David Abuhadba lleva cerca de siete años luchando por mantener un régimen de visitas más frecuente con su hijo. No obstante, dice que el camino ha sido más que pedregoso.

"Me querellé por desacato y acusaciones falsas, pero la justicia no funciona bien y las personas que están a cargo del sistema no hacen nada por arreglarlo. Afortunadamente estoy viendo a mi hijo, muy poco, pero estoy tratando de que las visitas aumenten. Mientras tanto, ella sigue ejerciendo su manipulación sobre mi hijo".

Sobre esto último, el juez Cristian Gutiérrez menciona que si un papá desea controvertir la tuición, la ley establece causales como el maltrato y el descuido.

"En mi concepto, una situación de manipulación comprobada, ciertamente podría ser atentatoria en contra de los derechos del niño y dar pie para quitarle la tuición al padre manipulador", concluye.

Volver Subir

Portada | Cronica |Economia | Nacional | Deportes | Espectaculos | Internacional | Tendencias | Sociedad | Opinion y Lectores | clasificados | suscripciones | club de lectores

© Todos los derechos reservados para Diario El Sur S.A.